Teñido de la madera

Caja teñida

Caja teñida

La técnica que se utiliza en las manualidades para imitar el teñido de la madera, consiste en aplicar unas pinturas caracterizadas por su liquidez y transparencia a modo de pátina.

Es decir, se aplican pinceladas largas y se retira la pintura inmediatamente con un paño siguiendo la dirección de la veta de la madera. Así se consigue que la madera quede teñida pero se siga viendo la veta natural. Cuantas más capas se den menos se ve la veta.

Con esta técnica se evita el trabajo de teñir y lijar la madera repetidas veces hasta conseguir el acabado deseado.

Decapado

Consiste en la eliminación parcial de la capa más superficial de pintura o barniz de un objeto, de manera que se vea la capa de pintura anterior. Con esta técnica se consigue dar al objeto la apariencia de viejo o desgastado.

Se puede conseguir de dos formas: lijando la superficie para que se vea la capa anterior de pintura o imitando este lijado mediante una pátina.

En el caso de la pátina, se aplica una capa de pintura sobre otra capa ya seca, para ser inmediatamente retirada con un paño. No se debe dar una capa de pintura uniforme, sino unos brochazos sin llegar a cubrir completamente la pintura sobre la que se está dando. Al retirar la pintura con el paño se debe seguir la dirección de las pinceladas.

Craquelado

Caja teñida y craquelada

Caja teñida y craquelada

Consiste en agrietar una capa de pintura para que se vea la capa de pintura inferior, imitando un envejecimiento por el tiempo.

Primero se aplica la pintura que se verá por las grietas. Después se aplica el craquelador utilizando un pincel ancho y plano, sin superponer ni repasar pinceladas, ya que se retiraría el craquelador. El grosor de las grietas que queden dependerá de la carga de craquelador que se de con la brocha.

Es recomendable dejar secar un día entero.

Por último se aplica la pintura que se va a agrietar. Se puede aplicar con un pincel siguiendo la dirección de las pinceladas del craquelador, o con una esponja.

Estarcido

Para hacer un estarcido se utilizan unas plantillas llamadas stencil. Son plantillas que llevan recortado el motivo que se va a pintar.

El estarcido consiste en aplicar pintura acrílica con un pincel grueso y de punta plana sobre la plantilla que se pone sobre la superficie a decorar.

Se coge poca cantidad de pintura y se retira complétamente el exceso de pintura del pincel sobre un paño, para después aplicar la pintura dando golpes verticales con el pincel e incidiendo más o menos en una zona según la transparencia que queramos.

Estampación con tampones

Caja decorada con tampones

Caja decorada con tampones

Los tampones se pintan con pinturas acrílicas de consistencia algo más líquida que otras y se presionan contra la superficie a decorar estampando el motivo.

El acabado queda parecido a una pintura con acuarela.

Falsa taracea

Falsa taracea

Falsa taracea

Las taraceas son incrustaciones de unos trozos de madera en otros a modo de puzle.

Para hacer una falsa taracea se cubre la superficie que va a imitar a la taracea con cinta de carrocero y se pasa un cutter por lo que sería la línea (imaginaria) de separación de las piezas incrustadas.

Sin retirar la cinta de carrocero, se aplica pintura acrílica negra diluída, de manera que penetre por los cortes que se han hecho con el cutter.

Después se van retirando partes de cinta, que ya han quedado cortadas, y se van tiñendo las diferentes piezas (imaginarias).

Falso esmalte

Falso esmalte

Falso esmalte

Esta técnica se puede aplicar sobre otros materiales además de la madera. Láminas, metal…etc.

Se aplica sobre la lámina o postal, pintura o superficie que va a imitar al esmalte, una capa de cola especial que al secar queda transparente y muy brillante. Después se aplica un barniz brillante y se deja secar 24 horas.

Los relieves se hacen aplicando la cola a gotas mediante un palillo, después de haber aplicado el barniz. Al secar quedan transparentes.